Mi experiencia con la prematuridad

Hay miles de historias como esta. Gracias a Scot por su versión que nos evoca lo mejores recuerdos de nuestra estancia en el hospital.

Relata la asistencia a un niño prematuro. Similar tratamiento reciben muchos niños en España de forma gratuita.

Ward Miles – First Year from BenjaminScot on Vimeo.

Gracias primero de todo al excelente equipo al que he tenido el gusto de ayudar en los cuidados de mi hija y que salvó su vida de forma todavía incomprensible para la ciencia.

Ya desde el 2010 Falta material en los almacenes de algunos importantes hospitales de España para aplicar tratamientos. Perdón, en mi caso. Faltan materiales para paliar daños colaterales por la aplicación de tratamientos. Por supuesto. Insignificantes son deformaciones nasales y ulceraciones comparadas con la insuficiencia respiratoria, sobrecarga renal, neumotorax … que pueden y de hecho suelen padecer estos pequeños pacientes. La prioridad es salvar la vida del recién nacido.

Pero si tan bueno es el calor de una madre o un padre, el latido de su corazón y compás de su respiración, digo yo que el opuesto que supone padecer úlceras por inmovilizaciones y deformaciones por no utilizar los correspondientes elementos protectores son igualmente importantes.

El problema se destapa cuando los padres se integran en el equipo de enfermería para colaborar en los cuidados de sus hijos, al mismo tiempo que mejora el número de supervivientes y disminuye el tiempo de estancia en el hospital.

Hay quien se desvive por solventar los problemas o minimizarlos y hay quien solo piensa en lucirse delante de alguien y acaba vulnerando tus derechos. Distingue entre ambos y elige.

Denunciad cuanto veáis que no os parece adecuado, mantened las formas y la educación. Tened claro el escalafón y a qué instancias hay que reclamar. Id una a una hasta que resuelvan el problema. No os rindáis.

Visitad al psiquiatra o psicólogo si os lo facilitan, porque al final no sabrás lo que está bien y lo que está mal. Habla con tú médico de referencia y pensad sólo en salir de allí cuanto antes. Aprended a cuidar de ellos porque nadie lo va a hacer mejor que vosotros.

Pero sobre todo, sed un equipo. Respetaros. Aprended el uno del otro y descubrid a vuestra pareja. Todo es posible en un momento así.